No frustrar a nuestros hijos es malcriarlos | Edúkame

No frustrar a nuestros hijos es malcriarlos

Sobreponerse a la frustración, un aprendizaje que les ayuda a crecer

12

La parte menos grata y más difícil de ser niño en proceso de maduración es la frustración. La parte menos grata y más difícil de ser padre en proceso de educar es la frustración. Ni a los peques les gusta no salirse con la suya, ni a los padres nos gusta tener que desilusionarlos cuando corresponde.

Fritz Perls (fundador de la Terapia Gestáltica), en su libro "Sueños y existencias" dice que en el crecer hay dos alternativas: o el niño crece y aprende a sobreponerse a la frustración o se transforma en un malcriado. Puede que resulte un "malcriado" porque los padres le contestan todas las preguntas. Puede que se eche a perder porque cada vez que desea algo lo consigue -porque el niño debe tenerlo todo, porque papi nunca lo tuvo, o porque los padres no saben como frustrar a los niños-. Cada vez que el niño es mimado para evitarle una frustración, se le está condenando. Porque en vez de usar su potencialidad para crecer, la usa para controlar a los adultos, para controlar el mundo.

Los niños saben pedir lo que desean, ya sea con palabras o con gestos: ¡ir al parque ahora!, cógeme en brazos que no quiero andar, comer algo antes de cenar, meter las manos en el plato, no comer pescado, tocar el ordenador, ir a dormir tarde, quiero ahora una piruleta y un larguísimo etcétera.

En muchas ocasiones para evitar el mal trago cedemos, ya sea porque no tenemos fuerzas para aguantar y oír la consecuente rabieta, ya sea porque nos apena se lleve un chasco.

Hemos de ser conscientes que al consentir no les estamos ayudando a crecer, les facilitamos demasiado las cosas. Lo bueno para su desarrollo es que encuentren sus propios recursos, se esfuercen en buscar alternativas, conozcan mejor sus fuerzas, miren hacia dentro de sí y sepan qué pueden hacer (¡con lo creativos que son a estas edades!). Como por ejemplo,

-Si no me coges aúpa porque no quiero caminar (y no atiendes a mi eufórica rabieta...), no me quedará más remedio que hacer el esfuerzo y caminar yo solito/a. Pero podré hacerlo? Pero no tengo ganas!... Anda! Pues resulta que sí he podido hacerlo!!

-Si no me dejas ver más dibujos en la tele (y no cedes ante mis múltiples insistencias), tendré que poner en marcha mi creatividad y jugar con algo.

-(Un bebé de 6 o 10 meses) Si no atiendes mi llanto para que estés siempre, siempre cerca de mí tendré que empezar a dirigir mi atención en lo que hay a mi alrededor. Tal vez yo solito pueda hacerlo,  en pequeños momentos, de vez en cuando. Si el llanto del bebé perdura varios minutos,  entonces sí lo acogemos para que no entre en desconsuelo ni se sienta abandonado. (Este párrafo ha sido modificado con posterioridad a su publicación para evitar el error de interpretar que los bebés se deben dejar llorar siempre).

-Si no me das esa piruleta que tanto deseo (y mira que la estoy armando en el súper!), tendré que aprender a conformarme...

Cuando nos encontramos en un momento en que sabemos que nuestra reacción va a frustar a nuestro hijo, tengamos en cuenta que no es necesario enfadarse,  ni gritar o amenazar. Con cariño, dulzura y firmeza le podemos decir las cosas. Ten en cuenta que no le estás riñendo, por lo tanto, no le pongas mala cara para decirle que no le coges en brazos (por ejemplo). Pese a la posible rabieta, mantente firme en tu postura pero no endurezcas tu cara. Entiende que lo único que tu peque puede hacer es quejarse y poco a poco irá ganando tolerancia antes sus frustraciones.

Este artículo ha recibido algunos comentarios de lectoras que me decían que "frustrarlos expresamente es muy cruel". Y estoy de acuerdo con ellas.  No hay que forzar ninguna situación para frustar "adrede" a nuestros peques. El día a día ya nos ofrece suficientes escenas en las que los niños pequeños tienen deseos o peticiones que no pueden conseguir: en unas ocasiones porque chocan con los deseos de los padres, en otras por imposibilidad y en otras por las propias reglas de la sociedad. Pero cada una de esas escenas son oportunidades para que vayan aprendiendo a tolerar la frustración y a expresar y canalizar sus emociones negativas (ambas son buenas habilidades emocionales).

Un aprendizaje vital para vivir en una sociedad en la que tendrán que lidiar con normas, límites y renuncias, pues cuando sean adolescentes o adultos verán que no siempre las cosas serán como ellos deseen

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Cristina Garcia
Cristina Garcia

Pedagoga, Terapeuta infantil, Orientadora familiar, fundadora de Edúkame

Web: Edúkame Perfil G+: ver

  • paola398

    Hola Cristina. Muy interesante el boletín. Creo que confundimos el amor con la sobreprotección, pensamos que mientras menos lloren los peques mas amor les estamos dando. Con tu boletín estamos aprendiendo un poco de lo que sucede en la cabecita de los niños, que es muy diferente a los pensamientos de los padres. Gracias.

  • Imagen de María Nelly Uriona Tuma
    María Nelly Uriona Tuma

    Realmente los niños no manipula, menos un niño de 6 o 10 meses, pero un niño al que se le presta atencion en cuanto llora, y pide algo, es un niño mas proclive a hacer caso en otras ocasiones, e inclusive a esperar, ya que sebe que uno esta atento a sus necesidades, sinembargo un niño que es ignorado en su llanto "por el simple hecho de que aprenda a esperar" vera cada vez mas la necesidad de llorar e insistir, porque no se le hace caso a la primera. Les invito a probar el atender rápidamente las necesidades de su niño y se darán cuenta de que también protestara menos cuando por razones de fuerza mayor ustedes tengan que pedirle que espere.

  • mamadeunaprincesa

    No estoy de acuerdo con este artículo, en parte sí, ya que el sentido común nos dice lo que podemos y no podemos dar a los niños según la situación, pero.. dejar a un niño de 6 meses solo "a ratitos" puede tener algo de positivo? ¿atender a su demanda de compañía es malcriar?

    No estoy de acuerdo, no le veo lógica. Desde luego si te estás duchando y se queda solo 10 minutos tal vez no le quede más remedio que llorar, pero porque las circunstancias lo exigen, si atiendes una llamada importante, si se está haciendo la comida (no vas a tener al niño ahí delante de la sartén saltando el aceite, pero.. dejarle solo con el único propósito de que se frustre... no lo entiendo.

    Esta web que da tantos consejos respetuosos y a la vez prácticos y realistas me ha sorprendido con este artículo, tal vez no lo haya entendido bien.

    Saludos!

  • Imagen de Milagritos Montoya
    Milagritos Montoya

    ES CIERTO QUE LOS PADRES TENEMOS QUE CORREGIRLOS PERO A VECES POR AMOR LOS ABUELOS LOS ENGRIEN MUCHO.

  • Imagen de Afrika Marti
    Afrika Marti

    Hola Cristina, me ha gustado mucho este artículo, creo que voy a coger las cartulinas y escribir un resumen para acordarme todos los días jejeje
    Enhorabuena por la web, esta genial.
    Un saludo.

  • bordichu

    Totalmente de acuerdo con mama de una princesa, no creo para nada en esa idea de hacernos creer constantemente que los niños son unos manipuladores que sólo quieren someternos. Son niños, y lo que he aprendido en estos años en los que me estoy estrenando como madre, es que hay que criarlos y educarlos estando a su lado e intentando comprenderlos en todo momento, no estando siempre en un plano de superioridad, aunque este método es más fácil para los padres.
    Soy nueva por aquí y me di de alta, porque creía que se seguía otra línea educativa, pero seguiré leyendo otros artículos para emitir una opinión certera.
    Saludos.

  • bordichu

    Totalmente de acuerdo con mama de una princesa, no creo para nada en esa idea de hacernos creer constantemente que los niños son unos manipuladores que sólo quieren someternos. Son niños, y lo que he aprendido en estos años en los que me estoy estrenando como madre, es que hay que criarlos y educarlos estando a su lado e intentando comprenderlos en todo momento, no estando siempre en un plano de superioridad, aunque este método es más fácil para los padres.
    Soy nueva por aquí y me di de alta, porque creía que se seguía otra línea educativa, pero seguiré leyendo otros artículos para emitir una opinión certera.
    Saludos.

  • Imagen de Sonia Guinea Sedano
    Sonia Guinea Sedano

    Hola un saludo cordial y en seguida agradecerle por sus publicaciones que realmente me estan ayudando poco a poco .Soy madre de tres niños (1,3,8)que no es nada facil aguantarlos.

  • Imagen de Eva Lu
    Eva Lu

    Para nada de acuerdo con este artículo. Y no me cuadra nada con algunos vídeos que he visto de Cristina García. Por ejemplo, sobre la silla de pensar. Si un niño de dos años aún no sabe pensar por sí solo en que ha hecho algo que no está bien, ¿cómo va a tener tal capacidad de razonamiento como para manipularnos hasta conseguir lo que quiere? Pienso que muchas veces creemos que ellos son como nosotros de manipuladores y eso sí que les condena. Los bebés y niños tan pequeños sólo quieren sentirse bien y como no tienen aún total autonomía para hacer lo que desean, nos lo piden a gritos. En serio pensamos que un niño de meses debe "frustrarse" para ser un buen adulto? Malcriar es no criar, no atender, dejar que nuestros hijos lloren sólo por capricho nuestro. Hay situaciones en las que, por fuerza mayor, los niños deben esperar, llorarán porque no podemos atenderles de verdad. Pero hacerlo a propósito es cruel.

  • Imagen de Eva Lu
    Eva Lu

    Gracias por la puntualización. Es bueno expresarnos para entendernos. Sin duda lo haré en el próximo artículo que se exprese en el mismo sentido. No creo en la manipulación infantil. Pienso que tratar a los pequeños como niños "malos" sólo implica que ell@s respondan de forma negativa hacia las personas que los tratan así. Sobre todo, si son sus padres. Ahora aún no entienden ni van a tener recuerdos, pero si nuestro comportamiento hacia sus rabietas sigue siendo severo no esperemos que en la adolescencia nos busquen para confiarnos sus problemas o temores. Los niños que nos criamos en la disciplina de los años pasados (incluyendo cierta violencia) lo sabemos.

Relacionados