Es importante nuestra actitud al educar

Las actitudes de papá y mamá también educan

0

guarderia2

Nuestra actitud al educar

Los pequeños experimentan, manipulan, miran, tocan, corren, saltan, juegan solos o en compañía, piden, preguntan, gritan, ríen, lloran, se enfadan.....según les convenga en cada momento, en cualquier lugar, sin prejuicios, "sin normas" según sus necesidades...En definitiva, es la manera que tienen para conocer y aprender del entorno que les rodea. Y nosotros, padres o educadores, les acompañamos y les educamos en este proceso. Así como por ejemplo, les enseñamos a pedir las cosas por favor, a recoger sus juguetes o a que me escuche cuando le explico un cuento.

Pero dando un paso más allá, quiero darle importancia a nuestra actitud, "nuestro ser y estar" con los niños que educamos. ¿Lo tengo todo planificado o dejo que surjan cambios? ¿me siento tranquila o nerviosa cuando estoy con el pequeño? Con el tiempo y mi experiencia he descubierto tres palabras (que van relacionadas con la paciencia)  que me ayudan mucho cuando estoy al cargo de niños: OBSERVA, PREGÚNTATE (reflexiona) Y ACTÚA. Ante cualquier situación con tu hijo o alumno: observa qué hace y porqué. Pregúntate y reflexiona si le dejas hacerlo o qué le quieres decir. Finalmente, actúa: Ayúdale, háblale, propón un cambio...

Las tres palabras mágicas

dibujo-sobre-enuresisHace un tiempo, Javi  un niño de 2 años estaba en mi clase escuchando el cuento que yo explicaba y de repente se levantó dando unos pasos. Al instante, le pedí por favor que se sentara. Él se sentó pero volvió a levantarse explicándome que tenía pipí. Me sonrojé y por supuesto, le dejé ir.

¡Tan sólo quería ir al lavabo! Me había planificado que todos los niños me escucharan y estuvieran atentos al relato. Como Javi interrumpió yo actué directamente, sin pensar, siendo rígida en los imprevistos y en la necesidad de otra persona.

Si hubiera OBSERVADO a Javi a dónde iba, mientras yo seguía con el cuento. Me hubiera PREGUNTADO "¿le dejo levantarse? Sí, quiero ver qué hará" . Y quedaba claro que Javi había decidido ir al lavado puesto que hacer pipí era más importante para él en ese momento que escuchar el cuento. Por lo tanto, a mi no hubiera hecho falta ACTUAR y hubiera continuado con la explicación del cuento con normalidad, sin interrupciones.

Desde aquel día que me sonrojé, surgieron esas tres "palabras mágicas" que me ayudan día a día a tener una actitud más tranquila, paciente, observadora, positiva, flexible, alegre, abierta a los cambios e improvisaciones. Viviendo el momento aquí y ahora con los más pequeños.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Noelia Murillo
Noelia Murillo

Educadora Infantil, Maestra Educación especial y Terapeuta Gestalt

Otros artículos que te pueden interesar

En la clase de psicomotricidad propuse a mis alumnos de 3-4 años un circuito con desniveles y saltos. El ejercicio consistía en recorrer este circuito y que experimentasen el equilibrio dinámico ...leer más
Los adolescentes a menudo sienten la necesidad de rebelarse contra lo establecido. Es una forma de definir su identidad y de poner a prueba su propia opinión y su capacidad de crítica. En cierta...leer más
La muerte y el duelo por la pérdida de un ser querido siguen siendo temas escasamente compartidos que, cuando nos tocan de cerca, cada uno manejamos como buenamente podemos. En general, nadie nos ha...leer más
El Centro infantil La Guarde de Villava (Navarra) junto a Padres formados , están organizando la semana cultural-solidaria del 24 al 29 de septiembre del 2012, donde tanto los padres y madres del...leer más