Cómo estimular el lenguaje del bebé de 0 a 3 meses | Edúkame

Cómo estimular el lenguaje del bebé de 0 a 3 meses

Técnicas para la estimulación del lenguaje del bebé

0

En el desarrollo del lenguaje influyen factores como la respiración, la relajación, la movilidad de labios, lengua y mejillas, la discriminación auditiva o el ritmo. Estos son aspectos que debemos valorar y trabajar en casa: respirar por la nariz, mantener una adecuada higiene nasal, controlar la audición, valorar si diferencia bien unos sonidos de otros… A continuación explicaremos cómo hacerlo por meses.

De los 0 a los 3 meses

En este momento inicial, lo que va a determinar una adecuada estimulación del lenguaje es el modo en que nos dirigimos a nuestros pequeños. Aprovecharemos las situaciones cotidianas para hablar con ellos: el momento del baño, mientras comen, cuando están en su cunita o en la hamaquita… Aunque ellos no puedan respondernos, van asociando el significado de palabras comunes y familiares, van aprendiendo la entonación de nuestra lengua y comienzan a discriminar algunos sonidos, así como las voces y expresiones de las personas más cercanas. Es importante mirar al bebé mientras hablamos con él o ella, ya que les permitirá ir aprendiendo habilidades conversacionales básicas como mirar al interlocutor y esperar turnos.

Utilizar el “habla de estilo maternal” o baby talk es una buena herramienta y, muchas veces, el adulto la utiliza de forma natural e “inconsciente” con el bebé. Esta particular forma de hablar se caracteriza por:

  • Utilizar más pausas al hablar.
  • Producir oraciones más cortas y sencillas: “Eres bonito, hola mi amor, bebé guapo, mi cariño, dulce amor, qué bien estás aquí”.
  • Usar un tono de voz más alto y agudo.
  • Presentar una mayor expresión facial y acercarnos a él para que nos vea.
  • Hacer referencia constante al contexto en el que se encuentra el bebé. Ejemplos: “estás en la bañera, qué bien te veo en brazos de mamá, te gusta ir por la calle, ahora estás en casa de la abuela”, etc.
  • Repetir palabras familiares y cotidianas.

Dejar al bebé tranquilo en su cunita antes o después de dormir, despierto y relajado, favorecerá la producción de sonidos. Les encanta estar solos y tranquilos escuchando los sonidos que son capaces de producir. Incluso ellos mismos se sorprenden cuando se escuchan, por lo que experimentan y practican continuamente.

Las siguientes pautas van dirigidas a la franja de edad entre 4 a 6 meses que descubrirás en el siguiente punto (guía educativa Así hablan los niños, página 15).

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

María José Vicente Sánchez
María José Vicente Sánchez

Neurologopeda, Maestra de Audición y Lenguaje y Maestra de Pedagogía Terapéutica

Otros artículos que te pueden interesar

La comunicación es la capacidad de transmitir información a otras personas; y el lenguaje es el instrumento que empleamos para comunicarnos y transmitir sentimientos, pensamientos e ideas de una...leer más
Es un proceso evolutivo Con frecuencia podemos observar que los más pequeños de la casa tienen dificultades para pronunciar algunos sonidos. El desarrollo del habla es un proceso lento en el que los...leer más
Cuando una está embarazada de su segundo o tercer hijo, una de los temas que nos suelen preocupar, como padres, es de qué manera podemos preparar a nuestros hijos mayores para los cambios que se van...leer más
La sexualidad infantil es diferente a la sexualidad de adultos, y por tanto, es un grave error intentar valorar la sexualidad de nuestros niños y niñas pequeños tomando la sexualidad adulta como...leer más