Por qué no quiere hacer caca sin el pañal | Edúkame

Por qué no quiere hacer caca sin el pañal

Cómo ayudar al niño a superar sus miedos en este aprendizaje

0

El contenido que vas a leer en este post, pertenece al número de la suscripción Premium de Edúkame, dedicada al tema infantil No quiero hacer caca:

Cuando los niños y niñas sí hacen pipí en el orinal o váter pero en cambio la caca no, suele ser para los padres una situación frustrante y además preocupante pues en muchos casos los niños se causan un severo estreñimiento  complicando aún más el problema. Para solucionarlo es importante que los adultos hagamos el esfuerzo de comprender por qué les cuesta hacer caca sin su pañal. Eso sí, lo tenemos que entender desde la perspectiva del niño pequeño, es decir, sabiendo cómo piensan y sienten a estas edades.  Debemos ponernos en sus zapatos para así comprender sus miedos, inseguridades y por tanto bloqueos que son los causantes de sus resistencias a hacer caca en el váter. Veamos cuáles son los motivos más comunes:

  • Perder sensación de control y bienestar. Hasta ahora el pañal era como una segunda piel para el niño pequeño. Cuando evacuaba sus heces se quedaban pegadas a su piel, por lo tanto no se iban ni desaparecían. Él las sentía pegadas y eso le daba sensación de bienestar y de control: algo así como “todo está en orden, no he perdido nada”. Ahora en cambio,  hacer caca sin el pañal le representa hacer caca al aire,  que lo puede vivir como: “las voy a perder, se están desprendiendo de mí”, perdiendo así  la sensación de control y por tanto de bienestar  que antes sí tenía.  Todos los niños sienten esta sensación extraña y desapacible, pero  la suelen superar en unos días. En cambio otros niños y niñas viven esta sensación con más inseguridad, con más temor llegando al bloqueo. 
  • Perder una parte de su cuerpo. Siguiendo con el punto anterior,  el niño cree que sus heces son parte de su cuerpo y, por tanto, no comprende por qué tiene que hacerlas desaparecer tirando las cacas al váter y luego de la cadena. Es como si tuviera que desprenderse de su mano, de su dedo, de su pierna…
  • El recuerdo negativo de una mala experienciaUn escape accidental que el niño lo viviera  de forma aparatosa,  tal vez por la reacción negativa de los padres o educadora o por la incomodidad de verse manchado, el cambio de ropa, etc., puede generar retención. El niño intenta que no vuelva a pasar, no quiere vivir de nueva esa mala experiencia. También puede ser vivido como mala experiencia el notar que les salpicó agua y orina mientras hacía la deposición en el váter.
  • El dolor. El dolor experimentado en una deposición difícil hace que el niño tenga miedo a defecar de nuevo. Asocian el dolor con el uso del orinal o váter.
  • Interrumpir su juego. Con el pañal no debían cesar su juego para hacer caca. De pie y en el cualquier momento lo hacían. Incluso defecaban casi a la vez que hacían otras cosas: mientras miraban un cuento, colocaban piezas en una torre, arrastraban un coche, merendaban, etc.  Ahora, deben interrumpir su juego e ir a sentarse al orinal o váter para hacer caca.  Algo pesado y difícil, sobre todo, para los niños muy activos .
  • Tiempo sentado en el orinal. Hacer pipí es un acto rápido, cuestión de segundos, pero para evacuar las heces se necesita un poquito más de rato: de 3 a 5 minutos sentado para que salgan. Para muchos niños es difícil estar este ratito sentado. Se les hace pesado, y por tanto, lo intentan evitar.

En resumen, vemos que el origen de la mayoría de estas resistencias está en la vivencia emocional del niño y niña, y las  podemos resumir con una palabra: miedo. 

  • Miedo a perder el control
  • Miedo a perder algo de su cuerpo
  • Miedo al dolor
  • Miedo a que se repita la mala experiencia

Por lo tanto, para poder ayudar al niño ante su temor a evacuar hemos de tener muy en cuenta lo que está sintiendo,  y así poder acompañarle con mensajes de seguridad y confianza (, con juegos y actividadoras motivantes (como leerás a lo largo de la guía). Evitando siempre obligarle o forzarle, pues con ello aumentaremos su temor y bloqueo. Si te ha gustado el contenido de este post, te informo que pertenece al contenido de la suscripción Premium. Si quieres saber más sobre este número, así como los materiales que incluye haz click aquí.  

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Cristina Garcia
Cristina Garcia

Pedagoga, Terapeuta infantil, Orientadora familiar, fundadora de Edúkame

Web: Edúkame Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

Muchos padres me cuentan como sus hijos pequeños han aprendido con más o menos facilidad a hacer pipí en el orinal o váter pero en cambio, la caca, está siendo el gran problema. No llevan pañal...leer más
Durante el proceso de enseñar al niño a dejar los pañales suele ser común (y frustrante para los padres) que el niño o niña aprenda con facilidad hacer pipi en el orinal, pero en cambio para hacer...leer más
Este texto, escrito por el Dr. Santiago García-Tornel Florensa , pediatra asociado a la FAROS, es prólogo del número "No quiero hacer caca": Un niño ha aprendido a controlar sus esfínteres...leer más
Tener miedo es un sentimiento natural y que va evolucionando con la edad en función de la madurez emocional y cognitiva que va adquiriendo el niño desde su nacimiento. A lo largo de la infancia...leer más