Niños que se besan en la boca ¿qué debemos hacer?

Dudas sobre sexualidad infantil

1 Respuestas

Dulce Adriana consulta:

Anoche mi hermana y yo estábamos hablando y dejamos a su hija de 3 años y a mi hijo de 5 viendo una película acostados en la cama. Cuando entró mi hermana vió como se estaban dando un beso en la boca. Nosotras no lo entendemos y no supimos como reaccionar ante esto. Si me pudieran ayudar se los agradecería.

1 Respuestas
Cristina Garcia
Cristina Garcia
Pedagoga, Terapeuta infantil, Orientadora familiar, fundadora de Edúkame

Dulce, vuestra reacción ha de ser de respeto por el juego de tu hijo y sobrina. Así es, están jugando a darse besos en la boca, imitando a los mayores.

Como cuando juegan a doctores y hacen ver que se ponen una inyección en el culo o en el brazo, o juegan a peluqueros y hacen ver que se cortan el pelo, o igual que cuando hacen ruidos con la boca simulando que son pedos. Con todos estos juegos están imitando conductas, cosas que ven en el mundo que viven. Y lo hacen para aprender.

Para ellos estos besos tienen una finalidad muy clara: jugar. Y a través del juego aprenden, ensayan, investigan, imitan, hacen ver que son y así van conociendo el mundo que les rodea y sus propias posibilidades.

El miedo de los adultos

El susto de los adultos antes estos juegos tiene que ver con que se está interpretando desde la sexualidad adulta, y además desde el miedo de pensar: si ahora se besan en la boca y se lo permitimos ¿mañana que se harán?

Cuando dos niños pequeños de más o menos la misma edad están jugando a tocarse sus genitales, a mostrárselos, a besarse en la boca no están buscando placer sexual, no hay excitación puramente sexual, ni hay deseo sexual como cuando somos adultos. No están haciendo nada malo, nada sucio, nada pernicioso. Más bien están haciendo algo muy natural que además forma parte de su desarrollo.

Todos hemos pasado por la misma fase, pero muchos lo han vivido con una gran represión.

En los niños estos juegos con su propio cuerpo responden a la necesidad que tienen de conocerse, de explorar con libertad con sus cuerpos al igual que se rebozan de arena en la playa o en el parque.

Así que si vuestra reacción es de riña, castigo ellos van entender que algo han hecho mal (cuando no es verdad) y este algo lo van a relacionar con su propia espontaneidad a la hora de jugar con su cuerpo. Y este mensaje les daña en su autoestima y también en su inteligencia, pues como decía Evânia Reichert, el desarrollo sexual en la infancia está muy relacionado con el desarrollo intelectual.

 ¿Cuándo estos juegos deben preocupar?

Cuando los realizan niños con una diferencia de edad superior a 5 años.

Es decir, si una niña de 3 años estuviera jugando a besos o a mostrarse los genitales con un niño de 8 años (o al revés), sí deberíamos hablar con el niño mayor para conocer más de cerca su motivación por jugar con una niña tan pequeña, y además de procurar no dejarlos solos.

 ¿Por qué en estos casos hay que estar alerta?

Porque ambos niños están en un nivel muy diferente de desarrollo sexual.

Sus etapas de maduración son diferentes y por tanto, la niña pequeña es más vulnerable y puede verse presionada a jugar a lo que no desea.

Aprende mucho más sobre la sexualidad infantilen el siguiente punto.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compártelo en tus grupos de Whastapp.

Relacionados

Atención al cliente: 93 551 14 14
ver cesta
Total: 0 €