Los niños necesitan estar con sus padres | Edúkame

Los niños necesitan estar con sus padres

Nuestra presencia y acompañamiento a lo largo de la infancia

1

Se dice que vivimos en una sociedad estresada, tenemos muchas cosas que hacer y vamos corriendo a los sitios para poder llegar. Trabajamos, vamos a la compra, al gimnasio, la organización de la casa, cubrir los horarios de comidas y baño de los niños, acostarlos, preparar las cosas para mañana etc. Esta suele ser la rutina diaria que hacemos casi siempre con prisas porque no llegamos, y con la sensación de que no tengo tiempo para nada!

Pero en esta rutina no debemos olvidar que los niños necesitan nuestra presencia. Si tu niño/a se pasa el día en la guardería y cuando lo vas a recoger los llevas de aquí para allá cubriendo recados domésticos, al llegar a casa poco tiempo te quedará para jugar con él. Pero lo importante no es el tiempo que pasas con tu peque, si no su calidad.

Si dispones de poco tiempo, intenta que cuando estés con tu peque sea de verdad. Siéntate en la alfombra con él y observa cómo juega, qué hace. Deja que sea él quien te haga participe de sus cosas, quien te invite a jugar. Tú estás a su lado sintiendo su presencia y dejándote estar a lo que salga, a lo que él quiera. Tú estás ahí para él, sin expectativas, sin "tener que", simplemente estás. No hace falta que le propongas nada, no hace falta que le provoques con ningún juego. Estás a una altura cercana a él (en el suelo) y, además, con actitud de cercanía.

Una cosa típica que hacemos los padres cuando nos sentamos un ratito con ellos es bombardearlos a preguntas para mostrarles nuestro interés: qué has comido hoy? A qué has jugado? Qué quieres que hagamos? Quieres dibujar? Y ellos en muchas ocasiones no tienen ningún interés en pensar y contestar. Les ponemos deberes y aún son muy pequeños... Por eso te propongo que sencillamente le acompañes, con presencia, con el corazón abierto y que sea ella/él que te muestre lo que quiere hacer. Ahora es su tiempo!!

Se dará un momento mágico para ambos (tanto si es un bebé de 9 meses como un niño de 6 años). Tú disfrutarás observando a tu peque y él disfrutará de tu presencia totalmente abierta y cercana.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Cristina Garcia
Cristina Garcia

Pedagoga, Terapeuta infantil, Orientadora familiar, fundadora de Edúkame

Web: Edúkame Perfil G+: ver

  • Carolina310

    Me ha parecido muy acertado este artículo y en mi personal experiencia es como una sacudida a lo que El Niño realmente necesita! Estar ahí observándolo para un adulto pudiera ser poco relevante pero recuerdo las veces que lo he hecho, y me hace pensar que debería hacerlo más seguido... Muchas gracias por sus artículos, siempre los leo, son de mucha ayuda! Bendiciones!!

Relacionados