Los cuentos ayudan y enseñan a usar el orinal | Edúkame

Los cuentos ayudan y enseñan a usar el orinal

Leer cuentos en el orinal ayuda al niño a permanecer sentado y relajado

0

Hay muchos cuentos infantiles que tratan el proceso de dejar los pañales.

Ofrecerle cuentos mientras está sentado en el orinal ayuda

  • A que el niño esté motivado por estar sentado un ratito. En estas edades es difícil que quieran quedarse sentados y quietos por mucho tiempo a menos que algo ocupe su atención. Como a la mayoría de los niños les  gusta que les lean cuentos o leerlos, es un gran incentivo para conseguir que se queden sentados entre 3 y 5 minutos como mínimo.
  • A que pueda relajar el esfínter. Para que el niño haga pipi o caca los músculos de los esfínteres deben relajarse. Cuando el niño no quiere estar sentado y está ansioso por levantarse, estos músculos se contraen y la micción o defecación es casi imposible. Escuchar un cuento capta la atención del niño y su cuerpo además se relaja. Si su vejiga o intestino están llenos podrá aliviarse con naturalidad.

Cuentos variados y cerca del orinal

Deja junto su orinal dos o tres cuentos de temáticas diferente. Observa cuáles son sus preferencias, y sobre todo deja que él escoja el cuento que le gustaría mirar. No hace falta que siempre leáis cuentos relacionados con el uso del orinal (al no ser que tu hijo te lo pida).

Ves variando estos cuentos cada cuatro o cinco dias, aunque el mejor criterio sobre cuándo cambiarlos te lo dará tu hijo. Si no muestra interés sobre un cuento, mejor cambiarlo y si muestra preferencia sobre alguno concreto, mejor dejárselo siempre a mano.

Otro cuento que también ayuda durante el proceso del control de esfínteres y que a nosotros nos gusta mucho, es  ¿Y después de los pañales? de la editorial Timunmas, que tiene lengüetas con sorpresa.

Cantar, títeres o hablar

Cantar canciones infantiles, explicarle al niño alguna breve historia, contarle un cuento con títeres, o hablar de algo sobre el día también son una buena ayuda para que el niño se sienta tranquilo y se relaje, y relaje con ello también sus músculos.

Pero además, es una formidable forma de aprovechar el tiempo que pasáis juntos en el cuarto de baño, y que sean agradables para todos las continuas visitas al orinal.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Cristina Garcia
Cristina Garcia

Pedagoga, Terapeuta infantil, Orientadora familiar, fundadora de Edúkame

Web: Edúkame Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

Enseñar a tu hijo a dejar los pañales no siempre es tarea fácil. En este artículo te explicamos cómo hacerlo para que sea un aprendizaje agradable y positivo para todos y especialmente para tu hijo...leer más
Dependiendo del grado de madurez de cada niño podemos empezar con el control de esfínteres diurno (pis y caca) a partir de los dos años. Es muy recomendable que a la vez que iniciamos este proceso en...leer más
¡Todo el mundo hace caca!, es un divertido cuento que ofrece un final muy motivador. Está especialmente indicando para leerlo durante el proceso de dejar los pañales y sobre todo, cuando el...leer más
¿Hay que esperar a que llegue el buen tiempo? La idea de esperar llegue el buen tiempo para aprovechar la época de calor para quitarle el pañal está muy extendida, pero la verdad es que no es lo más...leer más