La tristeza en la infancia | Edúkame

La tristeza en la infancia

Cómo enseñar a los niños a identificar y superar su tristeza

0

La tristeza es una de las emociones básicas que como seres humanos poseemos, pero quizás es una de las más difíciles de llevar y probablemente la que con más dolor nos cuesta ver en nuestro hijo.

Una emoción más

Culturalmente clasificamos la tristeza como algo malo, una emoción negativa y por lo tanto tendemos a alejar por inercia a nuestro hijo de ella con frases como “no es para tanto”, “no llores que no es nada”… Intentemos ver la tristeza a partir de ahora como una emoción más, igual de natural, necesaria y aceptable que la alegría, ya que mirando desde este prisma podremos ayudar mucho más a nuestro peque, permitiéndole sentir esa emoción y por tanto facilitándole que la reconozca y la exprese adecuadamente.

Entender la tristeza

Para que el niño pueda identificar la tristeza debe primero entenderla y vosotros podéis ayudarles a comprender mejor en qué consiste:

  • Háblale de la tristeza como una emoción más de tantas otras que ha sentido, como han sido la alegría, el enfado, el miedo… Explícale que es temporal, que se pasa y hazle saber que estar triste no es malo, evita los “anímate”, “¡alegra la cara hijo!”, “no seas exagerado”… sólo conseguirás que acabe por no expresar algo que está sintiendo.
  • Explícale con ejemplos sencillos porqué aparece la tristeza ante pérdidas, decepciones, soledad: “Cuando no quieren jugar conmigo”, “si pierdo algo que me gustaba mucho”, “cuando echo de menos a mamá o a papá”.
  • Ayúdale a identificar como se encuentra físicamente cuando esta triste. Jugad gesticulando o dibujando caras tristes o llorando, simulad que tenéis el cuerpo exageradamente cansado, desganado y andad muy lentamente… De esta forma mediante el juego, podrá ir aprendiendo a tomar más conciencia del cuerpo y entender más como se encuentra.

Ayudando a darse cuenta

Es lógico que nos duela ver triste a nuestro hijo e intentemos con distracciones alejarlo de este estado, pero lo que verdaderamente le va a ayudar a transitar por esa tristeza es que lo acompañemos validando sus emociones y dándole la importancia que para él tienen.

  • Es importante tratar de poner en palabras lo que está sucediéndole, hablando sobre qué he pasado, cómo se siente, dónde siente la tristeza, etc. Siempre escuchándole con atención y demostrándole que sus sentimientos sin importantes y sin censurarle aunque sean emociones negativas. Podemos empezar devolviéndole su estado emocional: “Veo que estas triste porque papá se ha tenido que ir”
  • Ayúdalo a encauzar sus emociones de otras formas. Podéis dibujar, cantar, escribir o leer un cuento, como “Cuando estoy triste” o hacer cualquier actividad con la que conecte con lo que está sintiendo y facilite otras formas de expresión menos directas si le resulta difícil hablar.
  • Es posible que quiera estar solo o que necesite una dosis extra de mimos y abrazos. Escucha lo que necesita y dáselo, no tengas miedo ahora de consentirlo o mimarlo, necesita sentir que lo estás acompañando.
  • Permítele llorar. Puede resultar doloroso o molesto para nosotros, pero es su modo de expresar lo que está sintiendo, consuélalo pero sin reprocharle el llanto, para él es su liberación emocional y por él canaliza lo que está sintiendo.
  • Anímalo a que pida ayuda cuando se sienta triste, explícale que pedir apoyo es bueno y que aunque la tristeza no se queda para siempre, podemos sentirnos débiles y pedirle ayuda a las personas que nos quieren nos hará sentir mejor.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Paula Ramírez
Paula Ramírez

Psicóloga, en formación Gestalt y Psicología clínica.

Perfil G+: ver

No hay comentarios para La tristeza en la infancia

Relacionados