La actitud de los padres ante el final de las vacaciones | Edúkame

La actitud de los padres ante el final de las vacaciones

Los hijos imitan la actitud de los padres ante la vuelta al trabajo

0

Después de un periodo más o menos largo de vacaciones, siempre llega el día en que se acaban y da comienzo de nuevo la rutina ya conocida por cada uno: la vuelta al trabajo para los padres y la vuelta al colegio para los hijos.

La actitud con la que los padres afrontan el final de las vacaciones es contagiosa, tanto si es una actitud positiva como si es negativa y fácilmente imitable por los hijos.

Si eres de los que vive la vuelta al trabajo con negatividad, pesadez, frustración y lo expresas con un ánimo de queja, malhumor y con frases del estilo: que rollo mañana ya vuelvo al trabajo, qué pocas ganas, cómo me fastidia que se me hayan acabado las vacaciones, no me apetece nada volver a lo de siempre, quiero seguir de vacaciones, etc.; aunque tú no te des cuenta y crees que nadie te escucha, seguro que lo está haciendo tu hijo.

¿Qué mensaje le estás transmitiendo a tu hijo?

Aunque tú no te dirijas directamente a tu hijo, él te escucha y te observa en todo lo que haces y dices (incluso cuando estás hablando por teléfono en su presencia). Así que tomará buena nota de lo que dices y trasmites, porque lo que hacen y dicen papá y mamá es el modelo que todos los hijos siguen (sobre todo en la primera infancia).

Así que esta actitud negativa, de queja, incluso tristona, de malhumor e irascible él también la tendrá en los primeros días del inicio escolar y puede que también la exprese con: “que rollo volver al cole, no quiero ir al colegio, no tengo ganas de ver a mis amigos de siempre, etc.” Esos son los efectos del contagio y la imitación.

Los niños deberían ir contentos al colegio

Después de un periodo largo de no ver a sus amigos del cole, tienen muchísimas cosas que contarse y mostrarse y esto ya es una gran e importante motivación para ellos.

Así que en estos días un trabajo común para toda la familia es afrontar con actitud positiva el final de las vacaciones, y por tanto, el inicio de la rutina laboral y escolar. Porque la actitud positiva también se contagia y es fácilmente imitable, generando bienestar, alegría, ganas de hacer cosas, creatividad, y por tanto, felicidad.

Foto: Lola Sánchez

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Cristina Garcia
Cristina Garcia

Pedagoga, Terapeuta infantil, Orientadora familiar, fundadora de Edúkame

Web: Edúkame Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

En los últimos años se oye hablar cada vez del síndrome post-vacacional en los más peques. El fin de las vacaciones supone un retorno a la casa de siempre, con los juguetes de siempre, los amigos de...leer más
A nuestros peques, les gusta mucha más estar en casa junto a sus padres o estar al cuidado de los abuelos que ir al colegio. Aunque luego en la guardería o escuela infantil se lo pasen bien...leer más
Reanudar las tareas cotidianas después de un largo periodo de desconexión se hace una montaña difícil de escalar. El todavía calor asfixiante no ayuda nada, los niños están irritados porque...leer más
Aunque existen muchos productos preventivos frente a las picaduras de mosquitos , abejas, avispas y medusas , durante los meses de más calor es casi inevitable que en algún momento del verano...leer más