¿Es bueno llamar pene o vulva a los genitales de nuestros hijos pequeños? | Edúkame

¿Es bueno llamar pene o vulva a los genitales de nuestros hijos pequeños?

Favoreciendo la identificación sexual

1

La información que encontrarás en este post, está tomada de forma literal de una pequeña parte del número de mayo de la suscripción que aborda ampliamente La sexualidad en la infancia. Qué hacer y cómo actuar.

 

Ofrecer a los niños un vocabulario adecuado para nombrar las partes más importantes de su cuerpo, incluidos los genitales, les permitirá tratarlos con naturalidad y sin connotaciones negativas ni tabúes. Por tanto, sin inseguridad ni temor beneficiando así su buen desarrollo sexual.  Saber que los genitales se llaman vulva o pene ayuda, a partir de los 2 años, a conocer sin ninguna dificultad la diferencia entre el sexo masculino y el sexo femenino. Es decir,  la vulva es lo que hace que una niña sea niña, y el pene es lo que hace que un niño sea niño. Nombrar esta diferencia es el punto de partida para que la niña pueda entender que ella pertenece al sexo femenino, por tanto es niña. Y para que el niño entienda que él pertenece al sexo masculino. Pero si cada familia nombra los genitales de una manera diferente: “cosita, colita, pito, eso”, etc.” Hace que sea más difícil el buen aprendizaje en cuanto a la identificación sexual.  Ante la curiosidad del niño por saber cosas sobre el cuerpo, tanto el suyo como el de sus padres, hemos de responder con la verdad y usando sus verdaderos nombres: pene, vulva, culo, pecho, pezón, vagina, etc.

La información les protege de los efectos negativos de la ignorancia

Sé que muchos padres piensan que contestar claramente a sus preguntas, con el vocabulario adecuado o estar atento a satisfacer las curiosidades de sus hijos pequeños sobre el cuerpo humano, es incitarles o estimularles en exceso para su corta edad. En realidad, resulta lo contrario: saber cosas sobre su sexualidad les coloca en una posición ventajosa frente a todo lo que luego puedan ver u oír y les ahorrará descubrimientos perturbadores, traumas, miedos e inhibiciones. El niño que posee información correcta y clara no será víctima de las típicas bromas y sarcasmos que se dan entre algunos niños que, por desgracia, han entendido a una edad temprana que hablar de ciertas partes del cuerpo como los genitales es tabú. Por tanto, se refieren a estas partes sin nombrarlas directamente, usando una terminología grotesca y como objeto de bromas morbosas o insultantes. Estos niños, a través de estas bromas y sarcasmos, están reclamando desesperadamente la atención de amor, respeto e información real y verdadera que no están recibiendo. Así que el niño que sí recibe afecto e información clara y abierta sobre su cuerpo y desarrollo sexual, no caerá en las bromas ni abusos que van de la mano de la ignorancia. Ni vivirá de forma desagradable su propio desarrollo sexual. Si quieres seguir leyendo e informántode educativamente sobre esta etapa infantil, lo puedes seguir haciendo en el número de mayo que aborda ampliamente La sexualidad en la infancia. Qué hacer y cómo actuar.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Cristina Garcia
Cristina Garcia

Pedagoga, Terapeuta infantil, Orientadora familiar, fundadora de Edúkame

Web: Edúkame Perfil G+: ver

  • mixteca_migration

    Por supuesto, de lo contrario seguimos con tabús que impiden su crecimiento cognitivo.

Relacionados