El valor de los límites

Los límites ofrecen al niño seguridad física y emocional

0

Últimamente utilizo mucho el término acompañar como función de los padres, las madres, los docentes o cualquier persona que tenga el papel de ser modelo de referencia para el niño. Me gusta porque es un término que no invade, pero que sostiene, contiene y alienta.

Desde la inteligencia emocional, ese acompañamiento se basa en proporcionar un marco de referencia al niño de manera que vaya conociendo y comprendiendo lo que pasa en su mundo interior y en el de los que le rodean. La manera de hacer esto cuando son pequeños es la de ayudarles a poner nombre a las emociones que están sintiendo, ofrecerles alternativas que les ayuden a expresarlas y canalizarlas, ya sea a través de un cuento, de pintar un dibujo o de golpear una almohada y marcar unos límites claros que les den seguridad y orientación.

La intención de las palabras

Sí, una de la funciones del acompañamiento es la de poner límites.

Límites, esa gran palabra que a veces nos confunde tanto a los padres y madres… sobre todo  si le damos una connotación negativa como coartar, negar o reprimir. Pero no siempre la connotación ha de ser negativa.

Por ejemplo, en América Latina, utilizan la palabra “contención” cuya definición en la RAE es, entre otras, reprimir o moderar una pasión,  para referirse al hecho de acompañar el proceso educativo del niño mediante la provisión de bienestar y seguridad física y emocional, respetando su espacio, es presencia amorosa de los adultos de referencia que le  proporcionan apoyo incondicional pero no invasor,  que estimula y fortalece su madurez y autoestima.

¿Para qué sirve acompañar con límites?

Los límites en el proceso de desarrollo del niño son necesarios porque le ofrecen seguridad física y emocional, independientemente de que a veces no nos lo parezca porque los pongan a prueba y a nosotros, los padres, con ellos. Sin embargo, especialmente para su mundo emocional, los límites funcionan como boyas en medio del océano.

Los niños necesitan probar y desafiar esos límites para ganar seguridad y confianza en ellos mismos, así está establecido en sus células y desde pequeños practican para llegar a desarrollar su propia autodisciplina, que no será otra que los límites que ellos hayan ido eligiendo a lo largo de su desarrollo para sí mismos.

Los límites con los que los acompañemos a los niños en sus primeros años serán los pilares sobre los que construirán su libertad.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Ana Arribas
Ana Arribas

Pedagoga y coach especialista en inteligencia emocional

Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

En nuestra andadura como padres, quizá hemos escuchado hablar alguna vez de la llamada Crianza con Apego, que viene del término en inglés attachment parenting , definición acuñada desde la pediatría...leer más
Estamos habituados a vivir en las prisas, las exigencias y las expectativas y, cuando no estamos atentos, lo transmitimos en nuestra manera de estar y acompañar a los niños. Hablé ya en otro post...leer más
Sabemos que es necesario educar con límites (pocos y claros) a nuestros hijos pues ello les revierte en seguridad, protección y regulación emocional. Pero también es importante que nuestros hijos,...leer más
Se ocultan tras tus piernas, se tapan la cara, no contestan cuando alguien les pregunta… Nuestros peques tienen mil y una estrategias para evadirse de las nuevas situaciones y de los extraños. De...leer más