El mutismo selectivo | Edúkame

El mutismo selectivo

¿Qué es el mutismo selectivo?

0

El mutismo selectivo es un problema de inhibición del habla que normalmente empieza durante la etapa preescolar. El niño solo habla en aquellas situaciones o con aquellas personas de confianza del entorno familiar (padres, hermanos…).

Normalmente, los niños con mutismo selectivo pasan por episodios de ansiedad de separación, timidez excesiva, aislamiento y retraimiento social, negativismo, tartamudeo, y con una conducta oposicionista o manipuladora. Asimismo, desarrollan el lenguaje normal pero solo se expresan con quien tienen confianza.

Además hay variedad en las interacciones sociales donde el niño puede:

- Disfrutar del contacto con otros y jugar sin decir nada.

- Desarrollar con amigos estrategias de comunicación alternativas (signos, miradas…). En este caso debe evitarse que se prolongue el mutismo debido a un exceso de protección y la acomodación a sistemas alternativos no verbales.

- Vivir de manera muy incómoda las interacciones sociales y no participar en ellas.

El caso de una niña con mutismo selectivo

Este es el caso de una niña que viene al centro psicopedagógico y que solo habla en el ambiente familiar, cuando sale de este ambiente no dice nada.

Su mutismo selectivo pudo iniciarse como consecuencia de que la pequeña es muy tímida y/o ha vivido situaciones estresantes. Su historial está compuesto de una realidad dura con algún episodio que pudo transmitir a la niña estrés, como por ejemplo el hecho de que el padre estuviera en la cárcel.

Cuando la niña empezó a venir a nuestro centro no interaccionaba con nadie. Se sentaba en su sillita y no se movía. Actualmente, ya ha desarrollado estrategias de comunicación con nosotras (gestos, señalar, asentir o negar…). Se puede interpretar que ya ha pasado la fase incómoda y de no participar, a la fase de diseñar las estrategias que le funcionan para comunicarse con nosotras. En la escuela en cambio, parece estar aún incómoda y no participa en absoluto.

3 aspectos y 10 consejos para trabajar el mutismo selectivo

Con estos niños con mutismo selectivo se debe afrontar 3 aspectos básicos. Para trabajar con la niña tuvimos en cuenta a Jessica Chase y sus 10 consejos para trabajar con niños con mutismo selectivo:

- La alta ansiedad del niño delante de ciertas situaciones

1- Adquirir una buena relación con el niño a través de conocer sus gustos y sus aversiones; y hacer con él actividades divertidas y relajadas.

2- Conocer las situaciones en las que el niño se siente cómodo y en las que se siente incómodo hablando.

3- Tener una rutina estructurada y que el niño sepa en todo momento lo que va a pasar y si va a haber cambios.

4- Encontrar un lugar seguro donde él pueda descansar en cada uno de los sitios donde está (escuela, casa, despacho…).

Con la niña se estuvo mucho tiempo intentando poder interactuar. Cuando llegó ella no hablaba, solo se sentaba en una silla y no respondía a nada. Para interactuar, pues, se ha jugado, cantado, se han usado títeres. Todo tipo de recursos que sirven para relajar el ambiente. Y poco a poco se ha ido abriendo a nosotras.

Su ansiedad sabemos que sobretodo la tiene cuando está en la escuela. Por este motivo se tendrá que trabajar la ansiedad en este contexto.

A la persona con ansiedad no le gustan los cambios y más aún no conocerlos porque no tienen tiempo de asimilarlos y prepararse. Es por este motivo que la niña sabe todo lo que haremos, no hay nada nuevo en este sentido para ella. Aún así, puede que aún tengamos que marcar más la rutina de las sesiones si queremos este año introducir a la niña en la escuela. Asimismo, tendremos que encontrar un sitio donde pueda ir en la escuela a descansar y donde se sienta segura. En nuestro centro es ese espacio donde se encuentra la silla y la mesa pequeña.

- La limitada experiencia que ha tenido el niño de hablar con personas ajenas a su familia.

5- No obligar a el niño a hablar. Y si no habla no debemos caer en el error de castigar, amenazar o ser exigentes. Tampoco debemos usar recompensas para que hable.

6- Hacerle saber a el niño que será capaz de hablar cuando esté listo. Éste debe conocer que el objetivo al que tiene que llegar es hablar sin ansiedad. Esto conlleva pasar por unas etapas:

· Etapa 0—No responde, no inicia, está congelado.

· Etapa 1—Comunicación no verbal a través de señalar, asiente, escribe, levanta la mano.

· Etapa 2—Comunicación verbal a través de sonidos roncos, susurra, llama la atención de alguien.

El hecho que solo hable con miembros de su familia comporta que le falten experiencias y puede ser un aspecto importante en su desarrollo personal y social.

En el centro le damos mucho refuerzo positivo y sabe que no la vamos a obligar a hablar pero que se tiene que ir interactuando con los demás y aprender de ello.

Se debe tener en cuenta que la niña tiene ansiedad en escenarios como es la escuela y hay que evitar obligarla a hablar. Esto para los profesionales no cuesta tanto pero a la familia le cuesta más ya que todos tienen mucho interés de que la niña hable. Muchas veces la niña escucha de sus familiares frases como “venga habla, enséñales lo bien que hablas”, “venga diles algo, con lo que tú hablas”, entre otras. Esto para la niña es una presión que la vive con ansiedad y lo que provoca es que se niegue a hablar más todavía.

- La presencia de soporte por la comunicación no verbal fomentada por personas de su entorno.

7- Educar sobre el mutismo selectivo a las personas de su alrededor (maestros, familia…). Se les debe informar del mutismo selectivo; sobre cómo comunicarse con el niño; y sobre cómo ayudarle a mejorar en el ambiente escolar sin hablar.

8- Enseñar estrategias al niño para comunicarse (tarjetas comunicativas, ayudas visuales, que piense con anticipación sus respuestas, hacerle una pregunta para que reflexione).

9- Que al niño no se le obligue a hablar como parte de la tarea. Para ver si el niño va adquiriendo los conocimientos es bueno hacerle trabajos escritos, presentaciones tipo Power Point, grabarse con una cámara para presentarse delante de sus compañeros, utilizar algunos gestos y la comunicación no verbal.

10- Los demás niños o personas de su alrededor deben tener en cuenta que el niño sabe comunicarse y que no deben hablar por él. Sí que pueden transmitir lo que el niño dice pero nunca sin que sea él quien lo comunique primero.

La idea de educar sobre el mutismo es muy importante y es altamente necesaria justamente por coordinar y concienciar a todas las personas que están cerca de la niña. Se debe tener claro unas mismas pautas que informan sobre qué es el mutismo selectivo, qué se recomienda y qué no. Por ejemplo, no se debe obligar a la niña a hablar, ella debe de ser quien comunique primero, no se debe hablar por ella.

El hecho de que no hable fuera de la familia requiere que se encuentre un modo de que la niña se comunique. Como tiene mutismo selectivo deberá ser algún tipo de comunicación no verbal. Por ahora ella señala y asiente, la dejamos pensar y que ella responda. Puede que introduzcamos este año el vídeo, primero en la familia y después en la escuela. Ya que como objetivo tenemos interactuar en la escuela con el profesorado y el alumnado.  

La niña pues necesita que se la respete y no se la presione. Es importante la colaboración y el refuerzo positivo para ayudarla a llegar a la meta.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Marta Cartró
Marta Cartró

Pedagoga y Psicopedagoga

No hay comentarios para El mutismo selectivo

Relacionados