Ayuda a tu hijo a crecer: cambia SER por ESTAR | Edúkame

Ayuda a tu hijo a crecer: cambia SER por ESTAR

Con las palabras adecuadas fomentamos su autoestima

1

Si utilizamos las palabras adecuadas con nuestros hijos, podemos fortalecer el vínculo afectivo para ayudarles a sentirse felices, seguros y tener una buena imagen de ellos mismo; y de este modo que a nosotros nos permita sentirnos padres positivos.

En muchas ocasiones, sobre todo cuando nos ha molestado algo de su comportamiento, usamos expresiones del tipo “eres bruto o eres caprichosa” sin saber que con ello les estamos dando una imagen negativa de sí mismos, dañando así su autoestima.

El verbo ser implica un estado permanente, por lo que cuando le dices “eres bruto” le estás anunciando que lo es ahora y que lo será siempre, que esa característica forma parte de su esencia, negando toda oportunidad de mejora. Además, al ser una peculiaridad negativa, está perjudicando su autoestima.

En cambio, el verbo estar indica un estado transitorio, por lo que cuando le dices “estás bruto o estás caprichosa” haces referencia al momento presente, al momento actual. Por lo tanto, no forma parte de la esencia del niño y no lo etiquetas negativamente para siempre. El verbo estar no niega la oportunidad de mejora, ni tampoco daña la autoestima.

Practica este cambio con tus hijos desde bien pequeños. Sobre todo en los momentos delicados, de enfados o falta de paciencia.

Mira qué te parece lo que te propongo:

"¡Eres un desordenado!" por "Esta habitación está muy desordenada. Cuando recojas tus juguetes podrás…"

"¡Eres un desobediente!” por "Estás desobediente. No has cumplido con lo pactado".

"¡Eres un marrano!" por "Estás sucio” o “Te has ensuciado, debes tener más cuidado”.

"¡Eres un desastre, todo lo rompes!" por "Debes poner más cuidado en lo que haces, has roto el vaso".

"¡Eres un despistado!" por "No estás atento. Debes prestar más atención, te has vuelto a olvidar la merienda"

"¡Eres un patoso" por "te has vuelto a caer, ves con más cuidado y no te caerás".

"¡Eres malo!" por "Te has portado mal (hoy, esta tarde, ahora)”.

El mensaje de eres malo” encasilla al niño en “ser malo”. Los peques a muy corta edad acaban creyéndose que “son malos” y efectivamente acaban portándose siempre mal. Esta etiqueta no les da ánimos ni esperanza en aprender actitudes y conductas positivas.

Como padres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, ¿verdad? Ayuda a crecer a tus hijos o a tus pequeños alumnos con mensajes positivos, de confianza y no los etiquetes diciéndoles "eres un/a..."

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Cristina Garcia
Cristina Garcia

Pedagoga, Terapeuta infantil, Orientadora familiar, fundadora de Edúkame

Web: Edúkame Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

En el desarrollo del lenguaje influyen factores como la respiración, la relajación, la movilidad de labios, lengua y mejillas, la discriminación auditiva o el ritmo. Estos son aspectos que debemos...leer más
La autoestima es la valoración que una persona tiene de sí misma. Las personas con una autoestima sana se sienten bien consigo mismas y están orgullosas de sus capacidades, habilidades y logros. En...leer más
Es importante que los padres enseñemos a nuestros hijos qué es lo correcto de lo que no lo es. Esta orientación educativa debemos hacerla desde el cariño y con respeto, pues de lo contrario podemos...leer más
Muchos padres me preguntan asustados "¿cómo debo contestar a mi hijo cuando me dice que odia a su hermano ? Siempre les respondo que estén tranquilos pues aunque diga que lo odia, no lo...leer más