Una ayuda para educar con pocas normas y claras | Edúkame

Una ayuda para educar con pocas normas y claras

Las normas claras le ayuda a saber lo que se espera de él

0

Las normas y las rutinas son esenciales para educar pues ofrecen seguridad y bienestar emocional a nuestros hijos o alumnos.  Pero para que los niños puedan cumplir estas normas de forma autónoma es necesario estén claras.

Quizás te tranquilice saber que no eres el primero ni el último padre o madre que desgasta el nombre de su hijo cada día para que éste obedezca a poder ser a la primera.

Parecemos loritos, siempre repitiendo las mismas preguntas: ¿Cuántas veces te tengo que decir que te laves las manos?, ¿Te quieres sentar a comer? ¿Quieres dejar de molestar a tu hermana? Estas y otras muchas frases son muy habituales, pero lo único que ofrecen es desgaste (a los padres) y confusión a los niños.

Os animo a que ejerzamos de padres, madres y educadores motivando y reforzando la conducta adecuada. Si lo hacemos así, no tendremos la necesidad de controlar la conducta de nuestros hijos, sustituyendo las repeticiones,  los gritos (que dañan) y las amenazas que al final no cumplimos por una convivencia respetuosa y asertiva.

Cómo mostrar al niño las normas claras

Una vez que tengamos claras las normas que queremos que nuestros hijos respeten dentro y fuera del hogar o la rutina que queremos que sigan para adquirir un hábito de higiene o de orden, elegiremos las imágenes que mejor representen esa norma para que al niño le resulte más fácil comprender qué queremos que haga.

Estas imágenes las colocaremos en el tren del comportamiento. En cada vagón pondremos una norma de conducta aceptable y si es una rutina, colocaremos las imágenes en el orden correspondiente, por ejemplo: 1º lavarse las manos, 2º sentarse a comer y 3º cepillarse los dientes.

El tren del comportamiento nos ayuda a que la comunicación entre padres e hijos sea mucho más clara favoreciendo el cumplimiento de las normas y evitando las luchas de poder entre ambas partes.

Cuando un niño tiene claro lo que se espera de él y las tareas que le corresponde asumir para colaborar con el buen funcionamiento del hogar, le enseñamos a ser responsable y autónomo favoreciendo así su autoestima y fortaleciendo los vínculos afectivos entre los miembros de la familia, mejorando como no, la convivencia familiar.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

En el post de hoy recojo un comentario a un artículo mío escrito por una seguidora del blog, Manuela Sánchez , también pedagoga y terapeuta Gestáltica, en el que explica qué es para ella frustrar y...leer más
Los límites firmes transmiten señales claras que los niños deben respetar dentro y fuera del hogar de la misma manera que las señales de tráficos nos indican la velocidad a la que tenemos que...leer más
Recuerdo una madre en un parque que le decía a su hija de unos tres años, ¡cómo no quieres compartir tu juguete, nos vamos a casa! Por supuesto, no se fueron a casa pero resultaba fácil condicionar...leer más
En el aula de educación infantil estructuramos el día a través de unas rutinas . La rutina ofrece al niño una seguridad y una tranquilidad porque sabe qué tiene que hacer en cada momento sin depender...leer más