Juego los conflictos | Edúkame

Juego los conflictos

Cómo enseñar a resolver conflictos jugando

0

Un trozo de cartón, pegamento, coches y personajes pequeños junto a mucha imaginación es suficiente para que los niños aprendan a resolver conflictos por medio del juego y desarrollen algunas habilidades sociales como la asertividad, el respeto por los turnos de palabra, a pensar antes de actuar, etc. que favorecen las interacciones.

No es necesario ser muy habilidoso para crear una maqueta sencilla, donde podemos dibujar diferentes carreteras y señales de tráfico que queremos que los niños aprendan y así enseñar a nuestros hijos a resolver conflictos por medio del juego.

Si elegimos jugar con coches pequeños, el niño puede tener uno y papa o mama otro, de esta manera podemos simular diferentes situaciones y pensar cómo las resolveríamos como un accidente entre los dos coches por no respetar un Stop, un posible atropello a una persona por no pasar por el paso de peatones, etc.

Alrededor de las carreteras, podemos crear ciudades con viviendas y podemos inventar distintas situaciones que surjan entre vecinos, amigos o familiares y como resolveríamos los posibles conflictos tengan.

A continuación os muestro algunos ejemplos contados en forma de cuento:

  1. Para educar en la asertividad: Erase una vez, un ratón que se llevaba todos los días un trocito de queso de un restaurante. Cuando el dueño se enteró, le dijo que no era necesario que se fuera corriendo, sino que cuando quisiera algo podía pedírselo a él directamente porque siempre que tuviera estaría encantado de compartirlo con él.
  2. Para educar en el perdón: Una tarde de primavera, dos amigos quedaron para jugar. A uno de ellos le surgió otro plan a última hora y con las prisas se le olvidó avisar al amigo con el que había quedado. Como era de esperar, éste se enfado mucho pero cuando su amigo se disculpó entendió que a todos se nos pueden olvidar cosas importantes pero no por eso dejar de ser amigos.
  3. Para educar en la empatía: Tres animales jugaban juntos, uno de ellos tropezó y cayó hacia atrás dando tres volteretas, a sus amigos les causó tanta gracia que se rieron sin percatarse de que no solo se había hecho daño sino que sentía vergüenza por haberse tropezado.
  4. Para educar en la expresión de emociones: Por un hermoso prado, madre e hijo paseaban disfrutando del cantar de los pájaros, el niño quería correr entre los árboles y su madre le dijo: ¡Recuerda hijo que si decides alejarte de aquí debes decírmelo para que yo no me preocupe si dejo de verte! Su hijo le contestó ¡si mama, entiendo que no es agradable estar preocupada si puedo evitarlo!

A través de este juego, el niño puede aprender a buscar soluciones de forma divertida y significativa que es como mejor se aprenda y así poder trasladar lo aprendido a la vida real.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

En las relaciones, la capacidad que nos permite respetar a la vez que nos respetamos a nosotros mismos, es lo que conocemos por asertividad. Gracias a ella, podemos expresarle a alguien nuestras...leer más
En la clase de psicomotricidad propuse a mis alumnos de 3-4 años un circuito con desniveles y saltos. El ejercicio consistía en recorrer este circuito y que experimentasen el equilibrio dinámico ...leer más
El sistema educativo que tenemos está muy centrado en el aspecto académico desde infantil, con tres años hay niños que todavía no saben hablar bien el castellano pero ya empiezan con una segunda...leer más
Dijo alguien que si quieres mejorar el mundo empieces a hacer pequeños cambios en tu entorno más cercano. Coeducar es una buena forma de empezar a hacerlo. Con pequeños gestos enseñaremos a nuestros...leer más