Escucha activa: el lenguaje de las emociones | Edúkame

Escucha activa: el lenguaje de las emociones

Escuchar activamente permite que el niño que se sienta escuchado y amado

0

El resultado de una buena formación como padres que va más allá del mero sentido común  o el amor paterno, son unos hijos educados y afianzados en unas bases firmes que les permita tener unas relaciones satisfactorias, una autoestima saludable y autonomía para desenvolverse en el día a día.

Pero para esto debemos aprender a hablar el lenguaje de las emociones porque aunque algunas son fáciles de identificar (contento o enfadado), otras se enmascaran detrás de conductas inadecuadas como pegar, insultar, escupir, romper cosas, etc. Pero lo peor no son las conductas en sí, sino que cuando no sabemos estar  por encima de lo que un comportamiento inadecuado genera en nosotros, la respuesta que tenemos ante los niños lejos de ayudar a crecer, consigue bloquear, atemorizar y aumentar la cólera y rebeldía del niño.

La escucha activa hacia dentro

No siempre resulta fácil escuchar la necesidad emocional que hay detrás de algunas conductas como celos detrás de riñas entre hermanos, miedos detrás de conductas agresivas o inseguridades detrás de conductas tímidas. Pero mucho más difícil es mirar hacia adentro y escuchar todo lo que despierta en nosotros algunas conductas como vergüenza ante una rabieta, impotencia ante el rechazo que sufre en el colegio o rabia por una actitud desafiante y desobediente.

La escucha activa hacia afuera

La escucha activa nos ayuda a que el niño se siente escuchado y comprendido, que conozca los sentimientos que le llevan a actuar para que pueda expresar lo que siente con naturalidad. Antes de responder ante el comportamiento del niño, podemos escuchar acogiendo la emoción que la sustenta:

  1. Escuchar con atención sin decir lo que hay que hacer
  2. Reconocer los sentimientos de forma verbal y no verbal: asentir con la cabeza o decir palabras cortas (vaya, ajá,etc.)
  3. Describir lo sucedido con “frases espejo”: ¡veo que te has hecho daño!
  4. Permitir que el niño desee aunque no se le concedan los deseos (¡te gustaría comerte una bolsas grande de chuches!)

Frases que reconocen y acogen las emociones

  1. Te sientes celoso porque eligieron a Miguel y a ti no
  2. Te sientes decepcionado porque Laura no te ha llamado para jugar
  3. Te sientes impaciente porque quieres jugar a la consola y ahora está tu amigo
  4. ¿Estas ofendido porque Carlos no te invitó a la fiesta de cumpleaños?
  5. Parece que estás ansioso por salir a la calle pero está lloviendo
  6. Pareces un poco preocupado por como te salió el dibujo

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

No hay comentarios para Escucha activa: el lenguaje de las emociones

Relacionados