Enseñar a salir de una rabieta | Edúkame

Enseñar a salir de una rabieta

Cómo ayudar al niño a salir de un enfado o rabieta

2

Estando con mis hijos de paseo, el pequeño empezó a llorar. Si pudiera hablar, estoy segura de que me hubiera dicho lo que le pasaba pero con 17 meses bastante hace con expresar su desacuerdo, mal estar o aburrimiento a través del llanto, por lo menos puedo saber que algo le pasa y que algo puedo hacer para que se sienta mejor.

En ese momento, una pareja de abuelos se acercaron y con la mejor intención por calmar a mi hijo le dijeron: "¡Oye, que los niños buenos no lloran, hay que ser un niño bueno, los niños que lloran son malos!"

Agradeciendo su buena voluntad por querer calmar a mi hijo, sonriendo al abuelo contesté dirigiéndome a mi hijo mayor: "¡Cariño, dile a este abuelito que tu hermano solo nos está expresando lo que le pasa y que los niños malos no existen!"  Nos dijimos adiós afectuosamente; mi hijo y yo pudimos hablar sobre algunos comentarios que hacen las personas mayores sobre los niños, condicionados por la vieja escuela.

(En Edúkame, hemos diseñado una caja específicamente para solucionar las rabietas con niños, Edukabox "Tengo rabietas".)

Cuando está enfadado no piensa

Cuando un niño está enfadado puede tener comportamientos inadecuados: desde pegar a otra persona, insultar al adulto o romper aquello que tiene a su alcance.

En esos momentos, el niño ni quiere pegar ni insultar pero la frustración que siente es tan intensa que no le permite pensar con claridad y salir de ese estado, digamos que en esos momentos es preso de sus impulsos y necesita aprender que su voluntad está por encima de lo que siente y que debe decidir autorregularse.

Un cuento que le enseña cómo gestionar la rabieta

¡Vaya rabieta! de la autora Mireille d'Allancé  es un cuento que recomiendo que esté en todas la casas a partir de los dos años, la versión mini es ideal para llevarla en el bolso y poder recordar en algunos momentos recordar el proceso por el que pasa el protagonista Roberto cuando está enfadado.

Es importante contarlo en momentos tranquilos, como puede ser antes de dormir, una tarde de lluvia o un día en familia.  Su protagonista y sus imagénes son muy significativas para poder enseñar a nuestro hijo cómo puede decidir salir de esa emoción tan intensa. 

Cuando el niño tiene 1  2 y 3 años la emoción de rabia ante la frustración le desorda pero a partir de los 4 años si ha recibido la orientación adecuada empezará a poder gestionarla, y por tanto, canalizar sus rabietas hacia conductas no tan explosivas ni dañinas. Es decir, empezará a demostrar que es capaz de autorregular su intensas emociones.

Proceso de entrada y salida de la rabieta

En nuestra tienda puedes encontrar la Edukabox "Tengo rabietas", que contiene el libro ¡Vaya rabieta! y otras estrategias para superar las rabietas.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

Una madre que suele acudir a una de las Escuelas de padres y madres , me escribió como había vivido una rabieta de su hija en un sitio público: - Ayer tuvimos mi primera rabieta en un lugar público,...leer más
El texto que vas a leer a continuación es un fragmento del número de la suscripción premium SOS Tiene rabietas . Qué hacer después de la rabieta Una vez pasada la explosión emocional que viene...leer más
Durante una sesión formativa en una de las Escuelas de Padres y Madres, una mama hizo un comentario después de haber explicado como se sienten los niños durante el proceso de la rabieta que me parece...leer más
Cuando un niño llora, podemos responder de forma diferente ante su llanto, podemos consolarlo, ignorarlo para que no se salga con la suya o simplemente esperar a que se le pase. ¿Pero qué es lo mejor...leer más