El poder curativo del contacto | Edúkame

El poder curativo del contacto

Cuando nuestros peques se hacen daño...

0

 mama abraza bebe

Tu hijo se cae y se hace daño. Se te acerca llorando y gritando como si el mundo fuera a terminarse.

- Maaamaaaa, pupa!

- Que te ha pasado, te has caído? Ven, ya verás, mamá te cura!

Y mientras le frotas o acaricias el golpe con tu mano invocas aquellas milagrosas palabras:

- Cura sana, cura sana, si no curas hoy te curarás mañana…

Y tu hijo sorbiéndose los mocos y frotándose las lágrimas con su puño te dice:

- Ya tá!

Y se va corriendo como si no hubiese pasado nada.

Esta enternecedora imagen nos ilustra perfectamente el poder curativo del contacto. La base de muchas terapias cuyo origen se remonta más allá del tiempo. El masaje, que alivia tantos dolores, tiene su base en el contacto.

Científicamente su explicación es el calor que se desprende por la frotación de la zona dolorida y que actúa como antiinflamatorio y relajante muscular. Pero detrás está la transmisión de energía de la persona que lo realiza, su presencia y su entrega en ese momento. Y tu necesidad de contacto, de sentirte acompañado, de calor humano.

Así que cuando a tu hijo le duela su barriguita, o su cabeza, o quizás el oído o puede que una muela; acógelo en tu regazo, deja atrás todos tus pensamientos, tus quehaceres domésticos, las peleas con tu jefe y estate unos minutitos por y con él. Deposita suavemente tus manos en esa zona dolorida y transmítele tu cariño, tu ternura.

Envíale tu energía, tu luz y tu deseo de que mejore su dolor a través de tus manos. No necesitas moverlas, no necesitas saber, solo deja que hable tu instinto a través del contacto. Quizás surjan algunas palabras, quizás no. Y verás como mejora.

Pruébalo. Atrévete.

El mejor y más barato analgésico del mundo: tu amor.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Maite Landa

No hay comentarios para El poder curativo del contacto

Relacionados