Educar con amor y firmeza | Edúkame

Educar con amor y firmeza

¿Cómo deben ser los límites para que el niño aprenda a comportarse?

2

 Los límites firmes transmiten señales claras que los niños deben respetar dentro y fuera del hogar de la misma manera que las señales de tráficos nos indican la velocidad a la que tenemos que conducir.

Por medio de estos límites los niños aprenden qué deben hacer en cada momento, son señales que los guían, pero al mismo tiempo los tenemos que acompañar con opciones de comportamiento, de enseñanza de conductas aceptables y por supuesto de consecuencias que los responsabilizan de sus actos.

¿Cómo deben de ser los límites?

  1. Deben enseñar un orden: Los niños aprenden por medio de procesos y rutinas. A un niño de 4-5 años les podemos poner la siguiente rutina por la mañana: hacer la cama, desayunar, aseo personal, vestir, recoger la habitación y si sobra tiempo podrá ver un ratito de tele antes de ir al colegio.
  2. Deben estar centrados en la conducta: Si el niño no cumple con la rutina, no es ni un vago, ni un desordenado ni un desobediente. Simplemente no ha sido responsable con la rutina matutina y como consecuencia no le ha dado tiempo a ver la tele.
  3. Deben ser cortos y claros: nuestro mensaje tiene que ser ¡Hijo, puedes ver la tele siempre y cuando cumplas con la rutina de la mañana!
  4. Deben enseñarse con serenidad: Lo límites nos permiten enseñar los principios en los que vamos a basar la educación de los hijos por lo tanto si el objetivo es que los asimilen libremente sin imponerlos, es importante el tono y las formas en que los enseñemos.
  5. Deben estar respaldados con consecuencias: No ver la tele por la mañana puede ser la consecuencia de no haber cumplido con lo establecido y acordado con papa y mama. De esta manera evitamos luchas de poder porque las normas están claras para todos y también las consecuencias de incumplirlas.

Educar guiando a los niños pero sin controlarlos

Partimos del hecho de que muchos padres quieren educar sin regañar, amenazar o castigar pero no saben cómo hacerlo, nos faltan recursos, herramientas educativas y autoridad moral para sacar en situaciones desafiantes, el  amor que llevamos dentro para guiar a nuestros hijos con el fin de ayudarles a crecer.

El objetivo que nos debemos marcar es educar a los hijos sin controlarlos pero proporcionando al mismo tiempo amor y dirección por medio de los límites que conducen su vida ya que las personas nos resistimos al control por naturaleza. Debemos permitir a nuestros hijos sentir, pensar y desarrollarte a partir de quiénes son y no de quienes queremos que sean.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

Uno de los problemas que nos encontramos a la hora de educar a los hijos es que papa y mama no se ponen de acuerdo a hora de poner las normas en el hogar, falta coherencia porque mientras uno piensa...leer más
Cuando los límites que ponemos a nuestros hijos son firmes los mensajes que reciben son coherentes y alentadores de tal manera que inducen a la colaboración. Es difícil que un niño se resista a...leer más
A veces, creemos que poner límites es sinónimo de ser autoritario , y por lo tanto, al ponerlos nos da la sensación de ser unos papás poco comprensivos y flexibles. Nada más lejos de la realidad...leer más
Cuando a nuestros hijos desde pequeños les ofrecemos límites claros y sanos , no les estamos reprimiendo o negando sus habilidades o capacidades; ¡todo lo contrario! Estamos regalando a nuestros...leer más