Educar aplicando consecuencias | Edúkame

Educar aplicando consecuencias

Aplicar consecuencias lógicas y naturales al comportamiento del niño sin usar el castigo

0

 

Cuando los límites que ponemos a nuestros hijos son firmes los mensajes que reciben son coherentes y alentadores de tal manera que inducen a la colaboración.

Es difícil que  un niño se resista a cumplir con una norma de convivencia si desde el principio ha sido clara y a través de las consecuencias han podido experimentar que cuando se da una indicación se espera que se cumpla.

Consecuencias lógicas

Son aquellas que se aplican cuando el niño, conociendo las normas de antemano las incumple porque no quiere obedecer, porque quiere llamar la atención o estaba tan entretenido jugando que no ha oído la indicación.

Lo más importante de estas consecuencias es que tienen que guardar relación con la conducta inadecuada y adaptarse a la edad para que haya aprendizaje para el niño, debido a que  lo que se pretende es poner fin a la mala conducta al mismo tiempo que se enseña la deseada.

Ejemplos de consecuencias lógicas: El niño sabiendo que no debe jugar con el balón en el salón de casa coge la pelota y rompe un jarrón. La consecuencia lógica tendrá que ser comprar otro jarrón con su paga o pegar las piezas rotas. En este caso quedarse sin tele no tiene sentido porque no le permite reparar el daño causado por haber desobedecido una norma.

Consecuencias naturales

Cuando un niño se cae y llora tendemos a decirle ¡Ves, te lo dije!, ¿cuantas veces te tengo que decir que no te subas ahí?, ¡Ves,  te has caído, así aprenderás para la próxima vez, por no hacerme caso!

Las ganas de vivir que tienen los niños les lleva muchas veces a no ser conscientes del peligro, se les escapa el balón a la carretera y  corren tras el sin pensar que un coche los pueda atropellar.

Mientras son pequeños tenemos que estar con mil ojos para advertirles del peligro pero no siempre podemos evitar que se hagan daño, que se caigan o que se les rompan las cosas.

Es en estas ocasiones las consecuencias naturales les permite aprende grandes lecciones pero para que así sea no debemos reprocharles el que no hayan tenido en cuenta nuestras advertencias pues corremos el peligro de que nuestra reprimenda nuble el aprendizaje que nos aportan los errores.

Ejemplos de consecuencias naturales: Si un niño molesta a un gato y le tira de la cola, la consecuencia natural puede ser que el gato lo arañe. El niño habrá aprendido que si no quiere que el gato le arañe tendrá que acariciarlo y tratarlo con respeto. Estos aprendizajes luego se pueden generalizar a las relaciones de amistad, convivencia dentro de la familia, etc.

Consecuencias del castigo

  1. Como se basa en el miedo crea rebeldía en el niño
  2. Incrementa el comportamiento inadecuado que se pretende eliminar
  3. No consigue que el niño se porte mejor aunque sea efectiva a corto plazo
  4. No enseña, solo controla la conducta del niño temporalmente
  5. Hacer que  pagues por una conducta pasada puede dañar la autoestima.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

No hay comentarios para Educar aplicando consecuencias

Relacionados