Cómo validar los sentimientos del niño | Edúkame

Cómo validar los sentimientos del niño

Aceptar y comprender sus sentimientos le enseñará a gestionar sus emociones

3

Dos hermanos juegan en el salón y el pequeño que no sabe entretenerse solo atraído por el juego de su hermano sigue sus pasos allí donde va.

El mayor harto de no poder realizar una torre con piezas, intenta apartar a su hermano pero éste pierde el equilibrio, cae al suelo y llora. En ese momento entra la madre que al ver que el pequeño llora regaña al mayor.

- Desde luego, mira qué no querer jugar con tu hermano, tienes que comprender que el quiere estar contigo así que si no juegas con él, tendré que guardar tu juguete para que aprendas a compartir.

Cómo validar los sentimientos

Cuando uno entra en escena a mitad de la película carece de información suficiente para interpretar lo que ha pasado, por lo general actuamos como jueces de la conducta visible pero no intentamos indagar en las necesidades reales de cada uno de los protagonistas de la escena.

El hermano mayor necesita realizar un tipo de juego diferente al que tiene el pequeño, necesita que le comprendan a él y no exigirle que comprenda al pequeño que no hace más que interrumpir su juego. Necesitaría escuchar frases como:

- Hijo, entiendo que tu hermano no te deja jugar como tú quieras, le gusta estar contigo y hacer lo que tú haces pero todavía no sabe jugar como tú. ¿Qué te parece si juegas un ratito con él y luego vengo yo para qué  tú puedas terminar tu torre?

Aprender a validar sentimientos

Validar los sentimientos del niño nos permite transmitirle nuestra proximidad, cercanía, confianza y es un buen medio para mostrarle nuestro cariño y comprensión.

A través de la validación de los sentimientos conseguimos que el niño se sienta seguro, exprese lo que le sucede y los vínculos entre el adulto y el niño se ven fortalecidos.

- Hijo, entiendo que no te apetezca comer la verdura pero debes hacerlo, empieza comienzo cinco trocitos…

- Entiendo que estés disgustado porque no encuentras tu juguete, vamos a pensar juntos donde lo has podido dejar.

- Veo que estás triste porque tu amigo no quiere jugar al balón, ¿Qué te parece si le preguntamos si quiere jugar a otro juego?

A través de validar los sentimientos del niño, permitimos que el niño se conozca, identifique las emociones que dirigen sus acciones, que adquiera herramientas para gestionarlas de forma adecuada y de esta manera lo capacitamos para cuando le toque enfrentarse a los altibajos de la vida.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

  • Imagen de Marcela Ibarra
    Marcela Ibarra

    de verdad encuentro que es muy valido lo que se plantea los niños muchas veces no saben del por que de sus acciones o reacciones y nosotros los adultos reaccionamos en forma violenta pensando que el niño es un regalon.

  • kayros.andrea

    Muy buena revista

  • nicolai_206

    estoy de acuerdo con ustedes

Relacionados