Cómo debo actuar cuando la conducta de mi hijo es inadecuada | Edúkame

Cómo debo actuar cuando la conducta de mi hijo es inadecuada

¿Qué pueden hacer los padres ante el mal comportamiento?

0

Me contaron no hace mucho, una experiencia que tuvo una madre de una de las Escuelas de Padres y Madres, con su hijo de tres años durante una discusión donde el niño le pego en tres ocasiones. No recuerdo como resolvió la madre esa situación pero si la frase que le dijo el niño cuando consiguió tranquilizarse: ¡Mama, perdona, estaba tan enfadado que no me he podido controlar….!

Explosión, canalización y  relajación

Hay madres que me dicen que por mucho que entiendan que detrás de un comportamiento inadecuado puede haber una llamada de atención y que ciertas actitudes pueden ser propias en una edad y no de otra, a la hora de enfrentarse a un problema de conducta, pierden los nervios y se sienten mal porque ven como el niño se ha vuelto a salir con la suya.

En estos momentos, una buena reflexión sería observar nuestras reacciones, por lo general son las mismas que intentamos eliminar en los niños.

Todas estas experiencias forman parte de nuestro crecimiento personal y conocimiento sobre el mundo emocional de nuestros hijos. Todos los conflictos no se solucionan con castigos, consecuencias lógicas o naturales, a veces es suficiente con acompañar a nuestros hijos en la explosión emocional, ayudándoles a canalizar esa emoción y finalmente enseñándoles a volver a un estado de equilibrio.

Responder frente a las conductas inadecuadas

Un niño que pega a su madre porque le acaban de quitar la tele, es hora de dormir o no le dejan hacer algo que quiere, ya sabe que no debe pegar a su madre incluso que puede que tenga consecuencias, pero aun así, cuando está nervioso no consigue controlarse y acaba pegando o empujando a su madre sin control.

¿ Que pueden hacer los padres ante esta conducta inadecuada?

  1. Acompañar la exposición emocional: ¡Cariño, entiendo que estas enfadado porque no te apetecía dejar de ver la tele, pero no quiero que me pegues, me haces daño! (voz firme pero sin retirar el afecto )
  2. Enseñar a canalizar emociones: ¿Quieres que te ayude a recordar que cosas puedes hacer para controlar tu genio?
    • Saltar sobre el suelo
    • Golpear un cojín
    • Gritar fuerte dentro del armario
    • Etc
  3. Ayudar a relajarse: ¡Veo que has conseguido tranquilizarte, ahora es el momento de que hagamos las paces y de que te comprometas a no golpearme cuanto te enfadas sino a buscar la manera de sacar tu rabia sin dañar a la gente que te queremos!

En este tercer paso, lo que conseguimos es que el niño conecte con su mundo emocional, conozca sus emociones, las identifique y aprenda herramientas para canalizar tanto la ira como el miedo que son las emociones que pueden condicionar su comportamiento. Solo en este momento, el niño está preparado para asumir las consecuencias de sus actos.

Cuando el niño se ahoga en un mar de emociones sin saber nadar entre ellas y sin las herramientas precisas para canalizar esas emociones tan intensas, regañar no sirve de nada por eso antes de castigar conviene ayudar a explotar, canalizar y relajarse.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

No hay comentarios para Cómo debo actuar cuando la conducta de mi hijo es inadecuada

Relacionados