Aprender a tolerar la frustración en la infancia | Edúkame

Aprender a tolerar la frustración en la infancia

Es importante educar a los niños para que toleren la ira

0

Una madre me preguntó en una charla que su hijo lloraba cada vez que ella se iba de casa y que las personas de su entorno le aconsejaban que se fuera sin despedirse para evitarle pasar un mal rato.

No dudo que esos consejos se den con el fin de mitigar el dolor del niño pero yo os invito a reflexionar sobre esta cuestión y os pregunto, ¿Realmente creéis que es negativo que un niño llore porque su madre se va o es que los adultos no soportamos su desesperación y reprimiendo la expresión de sus emociones creemos que sufren menos? Pensad sobre ello.

Baja tolerancia a la frustración

Está claro que en la vida nos vamos a encontrar con multitud de frustraciones que sin duda alguna van a fortalecer nuestro carácter. Hoy mama se va de casa, mañana un amigo no quiere jugar con él y en el cole no consigue la aceptación del grupo.

Conforme el niño va creciendo es ley de vida experimentar la frustración de deseos no cumplidos. Ante estas experiencias difíciles de llevar pero enriquecedoras para el buen desarrollo de la personalidad, podemos tomar medidas de evitación como la de no despedirse al salir de casa o ayudar a aceptar los sentimientos de frustración para enfrentarse a ellos con confianza y seguridad.

Educar a los niños para tolerar la frustración

Cuando un niño desea algo tenemos que diferenciar entre el hecho de desear y el de obtener lo deseado. El niño puede desear algo y nosotros tenemos que respetarlo pero no por ello sucumbir a sus deseos sino responderle de forma tranquila, afectuosa pero firme si creemos que hoy toca decir no.

Si el niño no acepta nuestra postura y grita, patalea o se enfada, tenemos que verlo como un proceso de aprendizaje en el que está adquiriendo conocimiento y dominio sobre su mundo emocional. Por lo tanto, mantener la calma siendo firmes,  validar sentimientos y consolar sería lo mejor.

Por otro lado debemos tener en cuenta que una cosa es entrenarlos para superar la baja tolerancia a la frustración y otra muy distinta creer que frustrando al niño a propósito le preparamos para la vida porque no se trata de frustrar sino de aprovechar cada frustración para enseñar la actitud que tenemos que tener ante ellas ya que el ejemplo del adulto siempre es la mejor enseñanza.

Como hemos visto a lo largo de este artículo, la gestión de las emociones y, en especial, de la ira y frustración es un proceso que tarda y que debe iniciarse durante la infancia. Para ello, te recomiendo que consultes los materiales que Edúkame ha diseñado para ello: SOS Tiene rabietas. Estos incluyen una completa guía para aprender a atender emocionalmente las rabietas de nuestros peques, además de juegos y materiales para trabajar directamente con ellos la expresión de esta emoción sin causar daño.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

Otros artículos que te pueden interesar

Son muchas las consultas que he recibido, sobre las pataletas, las rabietas, las negativas de nuestros pequeños desde los 18 meses hasta los 4 años aproximadamente. Papas y mamas, abuelas y...leer más
En el post de hoy recojo un comentario a un artículo mío escrito por una seguidora del blog, Manuela Sánchez , también pedagoga y terapeuta Gestáltica, en el que explica qué es para ella frustrar y...leer más
Uno de los artículos que más comentarios ha recibido ha sido el titulado " No frustrar a nuestros hijos es malcriarlos ". Por este motivo, nos gustaría inaugurar con este tema la sección de Encuestas...leer más
El camino para tolerar la frustación El camino para la tolerancia de la frustración es largo y duro. Los papás y educadores deben ser conscientes que los niños no aprenden de un día para otro a...leer más