Aprender a gestionar nuestras emociones | Edúkame

Aprender a gestionar nuestras emociones

Para dejar de ser analfabetos emocionales

1

Mama, ¿Por qué cuando te enfadas pareces una bruja? Le preguntó su hija a una madre asistente al taller  aprender a gestionar nuestras emociones que yo impartía.  La madre asombrada por lo que acababa de escuchar, no supo reaccionar y se quedó petrificada pensando por un instante. ¿Es posible que mi hija me vea así?

No era tan importante lo que la hija había hecho para disgustar a su madre,  lo único que le preocupaba a esa madre era saber qué podía hacer para que el enojo que le ocasionaba algunas conductas de su hija, dejarán de transformarla en una bruja delante de ella.

No cabe duda de que aquella madre ama por encima de todo a su hija y que quiere lo mejor para ella, pero inconscientemente estaba haciendo una mala gestión de sus sentimientos.

¿Para qué aprender a gestionar nuestras emociones?

En ocasiones nuestra incapacidad para controlar nuestros impulsos nos lleva a comportarnos peor que nuestros propios hijos, somos capaces de decirles gritando y con la cara desencajada que dejen de gritar, ciertamente nos mostramos incoherentes delante de nuestra prole.

El prestigioso psicólogo Javier Urra lo describe muy bien en una sola frase: analfabetismo emocional.

Tenemos una sociedad que no pasa de curso en lo que a las emociones se refiere, no nos han enseñado a identificarlas, a empatizar con el sentimiento de frustración del otro y mucho menos, a comunicar a la otra persona de forma adecuada y asertiva nuestras opiniones. La falta de dominio propio que tenemos frente a las emociones negativas nos lleva a educar de forma inadecuada el mal comportamiento y no somos un ejemplo a seguir en lo que a resolución de conflictos se refiere.

Mirar hacia nuestro interior

Para tranquilidad de todos, esta historia tiene un final feliz, aquella madre dejo de parecer una bruja ante los ojos de la hija cuando empezó a mirar en su interior y a poner nombre y apellido a cada emoción que salía de su interior identificando así lo que le hacía reaccionar en cada momento.

Si estaba cansada o malhumorada, se ponía en alerta para que su estado anímico no afectará la relación con su hija y cuando estaba contenta, igualmente seguía manteniéndose en alerta ya que a veces cuando nos sentimos eufóricos consentimos más de la cuenta y acabamos malcriando en lugar de educando.

Solo me queda recordar que las brujas están en los cuentos y en casa las madres que con práctica y más práctica aprenden a gestionar sus emociones con la misma capacidad que tuvieron para sacarse el carnet de conducir solo que ahora lo que nos toca aprender es a conducir nuestras vidas con inteligencia emocional.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Educación emocional en la infancia
Con estos recursos os proponemos el descubrimiento de las emociones en la infancia. En este número encontrarás: 1) Una guía
Guía y material educativo para identificar las emociones infantiles

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

  • masmacu

    Hola Clara Prats,
    Quiero agradecerte tu "servicio de mimar al cliente".
    Nunca había recibido una suscripción en la que, lo primero que leo, es ENVIADO CON MUCHO CARIÑO A...

    Infinitas gracias pues tan sólo con ello has logrado que me sienta mucho mejor.

    Yo también te quiero

Relacionados