Agresividad, pasividad y asertividad | Edúkame

Agresividad, pasividad y asertividad

Enseñar a pensar de forma asertiva y positiva

1

Todos los que convivimos con niños hemos observado cómo muchas veces reaccionan de forma impulsiva, sin pensar ni razonar, siendo imposible dialogar con ellos hasta que consiguen calmarse.

Por el contrario, también nos encontramos niños que ante cualquier agresión deciden no actuar y permiten que sus compañeros se burlen de ellos quedando su autoestima dañada.

A través de los cuentos

La autora Ana Maria Vilda Aguayo en su libro Resolución de conflictos a través de cuentos nos presenta tres historias muy útiles para trabajar la actitud agresiva representada a través de un león, la pasiva con un caracol y la asertiva con un delfín.

Son tres cuentos que se pueden trabajar con niños de 3 a 6 años, incluso de más edad, para aprender que ante una misma circunstancia podemos reaccionar de muy distintas maneras y conocer cuál de las tres nos ayuda a tener mejores relaciones sociales.

Agresividad, pasividad, asertividad

El caracol representa a los niños introvertidos que les cuesta expresar lo que sienten por miedo, vergüenza o timidez, que no se defienden de las agresiones que reciben y por lo tanto se muestran vulnerables ante el grupo de iguales.

El león representa a los niños que al contrario que el caracol, se defienden muy bien de todo tipo de ataques por parte de compañeros, pero la mayoría de las veces de forma violenta, dominante y dejando claro su rol de chico fuerte, aunque por lo general detrás de esa forma de actuar se esconde una autoestima baja, miedos o complejos de inferioridad.

El delfín es el animal que deberíamos imitar, en el que tenemos que pensar cada vez que queremos actuar respetando nuestra propia persona y a los demás porque nos ayuda a desarrollar la empatía. Este animal que representa la asertividad responde ante los ataques de forma serena y respetuosa.

Cuál es su actitud

Como principales educadores de la conducta de nuestros hijos deberíamos enseñarles a identificar el tipo de respuestas que tienen ante las circunstancias que se encuentran en el colegio, en la calle o en casa. Saber diferenciar cuando reaccionan de forma agresiva o pasiva recordando el cuento de los tres animales para llegar a pensar como un delfín sería un objetivo educativo que podríamos enseñar.

Para completar estos cuentos, propongo que imprimáis o dibujéis a cada uno de estos personajes para tenerlos colgados en la pared de la habitación y durante la semana cada vez que el niño reacciona como cada uno de ellos puede pintar un pedacito de dibujo y así al cabo de la semana puede ser consciente de la actitud que ha predominado y pensar en posibles soluciones para cambiar la conducta agresiva o pasiva por la asertiva.

Si te ha gustado compártelo... Un pequeño gesto para ti, una gran ayuda a todos.

Si crees que puede interesar a otras mamás compartelo en tus grupos de Whastapp.

Durante los primeros años de vida de nuestro pequeño, tenemos que acudir al pediatra regularmente. Para el niño pequeño, el pediatra es un desconocido con el que normalmente...
¿Cómo lo han conseguido mis padres?

Escrito por:

Leticia Garcés
Leticia Garcés

Pedagoga. Orientadora y formadora familiar

Web: www.padresformados.es Perfil G+: ver

  • Pilar Molero

    Me parece una excelente idea, voy a practicar con mi hija y espero así ayudar a su actitud en su nido, comentaré como me fue, gracias Leticia!!!

Relacionados