¿Conoce nuestra última Revista Digital?

Las emociones en el primer año de vida

Cómo hacer plastilina

Para que tus hijos desarrollen la parte artística del cerebro

La plastilina o plasticina, como se le llama en otros lugares, es un material perfecto para que los niños (y a veces los adultos) jueguen. Tiene muchísimos beneficios: calmar, divertir, aprender, liberar estrés, mejora los sentidos, desarrolla la parte artística del cerebro, es fácil de limpiar, y si la hacemos en casa es muy económica. De hecho, en algunos casos se usa para mejorar la motricidad y para ayudar a niños con discapacidades a que se expresen mejor y tengan mejor control de sus manos. También es una cura excelente para los niños que son hiperactivos, porque los calma bastante y los concentra en esa actividad.

Simplemente recuerden cuando eran pequeños y jugaron con plastilina, posiblemente tendrán buenos recuerdos de lo mucho que les gustaba. Nuestro hijos no son diferentes a nosotros en ese aspecto, también disfrutarán mucho de hacer figuras de plastilina. Además, es una actividad sana en la que puedes dejar al niño o niña sola un rato mientras haces quehaceres de la casa, trabajas, cocinas, o cualquier otra actividad, porque no es peligrosa.

Comprar la plastilina suele ser costoso y aunque trae una serie de instrumentos divertidos suele dañarse, o se pierde. Así que podemos hacer nosotros mismos la plastilina con materiales que tenemos en casa muy económicos, que usamos para preparar las comidas y que no harán daño a tu hijo o hija si se la meten en la boca o incluso la comen.

Los ingredientes que vas a necesitar son:

·2 tazas de harina de trigo
·2 tazas de agua tibia
·1 taza de sal
·2 cucharadas de aceite vegetal
·1 cucharada de cremor tártaro (para mejorar la elasticidad)
·Colorantes de alimentos

Lo primero que debes hacer es meter todos los ingredientes en una olla y ponerlos a fuego medio. Mezcla siempre con una cuchara de madera para ayudar. Se irá espesando y quedará como algo que parece un puré de papas. Se despegará de los lados, como ves en la imagen de abajo y debes tocar la masa que te ha quedado. Si está pegajosa, sigue cocinando. Si se siente como plastilina, entonces está lista y debes sacar del fuego.

Saca la masa y lanza en una superficie de silicón o algún lugar donde no se vaya a pegar y haga un desastre. Debes amasar unos 5 minutos hasta que quede muy suave y más parecida aún a plastilina de la que compramos. Luego separa la masa en porciones y agrega un poco de colorante que puede ser natural o artificial y puedes usar el que es liquido, uno en gel o en polvo, como quieras, todos servirán. Amasa bien las porciones para que tome el color de forma uniforme.

La plastilina está lista para jugar, solo te hace falta algunos instrumentos para hacer formas y cortar, y cuando terminen de usarla debe guardarse en un envase hermático para evitar que se dañe.

Eso es todo. Facil, ¿no? Incluso, en el proceso de amasado tu niño/a te puede ayudar. Disfruten juntos con esta actividad.

Visto aquí

Si te ha gustado y quieres estar informada de más artículos como este apuntáte a nuestro boletín, tardarás menos de un minuto.

Me gusta este artículo
Me gusta Edúkame
Esta Revista Digital Edúkame se centra en el mundo de los miedos infantiles. El miedo es una emoción común entre nuestros pequeños y que va cambiado según la edad. Para una buena...
Guía, juegos y actividades educativas que enseñan a gestionar los miedos
Renata Franco
Renata Franco

Perfil G+: ver

No hay comentarios para Cómo hacer plastilina

Relacionados

Atención al cliente: 93 551 14 14
ver cesta
Total: 0 €